El Plan de Vivienda de Cantabria 2018-2021 movilizará más de 66 millones en ayudas y tendrá un carácter más social que nunca

Mazón ha presentado al Observatorio de la Vivienda el borrador del decreto de ayudas, que incluye el pago de un seguro para fomentar el alquiler de viviendas vacías y subvenciona la compra por parte de los jóvenes

Santander - 03.10.2018

El Plan de Vivienda de Cantabria 2018-2021 movilizará más de 66 millones de euros en ayudas y tendrá un carácter más social que nunca, puesto que se amplían los colectivos especiales a los que llegarán sus programas. 

El anuncio lo ha realizado hoy el consejero de Obras Públicas y Vivienda, José María Mazón, en el transcurso de la reunión del Observatorio de la Vivienda, en la que ha presentado el borrador del decreto de ayudas que contempla este plan dotado en total con casi 80 millones de euros. 

Mazón ha explicado que las nuevas ayudas actuarán sobre todos los ámbitos relacionados con la vivienda, el alquiler, la compra, la rehabilitación y la promoción de viviendas. Así este decreto regulará el objeto, cuantía, requisitos y procedimiento para obtener las ayudas del Gobierno de Cantabria en esta materia, en un documento de 121 artículos, distribuidos en 5 títulos y 11 capítulos.

Como principales novedades, el consejero ha destacado que se amplían los colectivos especiales, se incrementan las ayudas con carácter general, llegando en algunos casos a duplicarse, y reaparecen las ayudas a la compra, pero ligadas a evitar el despoblamiento en los pequeños municipios, en los que también se aumentan las ayudas a la rehabilitación de viviendas. En este sentido, ha señalado que los municipios de menos de 5.000 habitantes representan algo más del 80% de los municipios de nuestra región. 

Por otro lado, se redefinen los procedimientos para facilitar a los ciudadanos su tramitación y, además, se modifican los programas de ayudas existentes y se incorporan nuevos programas de ayudas, entre los que ha resaltado el programa de movilización de viviendas vacías y el de ayuda a los jóvenes para la compra de viviendas. 

En relación al primero de estos programas, Mazón se ha referido a la "inseguridad y el miedo" que muchos propietarios tienen a no cobrar la renta pactada o a los posibles daños que pueda sufrir el inmueble como la principal causa por la que deciden no poner en alquiler sus viviendas vacías, de ahí que esta medida pretende fomentar la oferta de alquiler en la región mediante la concesión de ayudas a quienes pongan en alquiler sus viviendas vacías o desocupadas, mediante una subvención del 100% del coste de un seguro que cubra dichos riesgos. 

Como principales requisitos, el titular del ramo ha explicado que se exigirá que el inmueble haya estado vacío previamente por un periodo mínimo de seis meses y, aunque ha cifrado en 40.000 las viviendas que podrían estar vacías en la actualidad, "no todas reúnen las condiciones suficientes para beneficiarse de esta medida".

El documento dado a conocer hoy es un borrador y Mazón confía en que el documento definitivo esté aprobado antes de finalizar el año, una vez concluya su tramitación. Tras la presentación efectuada en el día de hoy, todos los miembros del Observatorio de la Vivienda podrán presentar sus sugerencias para completar el documento que, posteriormente, será elevado al Consejo de Gobierno para su aprobación. 

La reunión ha contado con la asistencia del director general de Vivienda y Arquitectura, Francisco Javier Gómez Blanco, así como de representantes de CEOE-CEPYME, la Federación de Municipios de Cantabria, la Plataforma Afectados Hipoteca (PAH) de Santander, STOP DESAHUCIOS, el Colegio de Arquitectos, los sindicatos UGT y CCOO, el Colegio de Administradores de Fincas y de AFILIA.

 

 

6643567

Publicador de contenidos

Visor de contenido web